¿Un coche chino? Mmmm! ¿Por qué no?

La marca DFSK hace su desembarco en España con dos modelos que ofrecen la posibilidad de moverse con gas.

A la izquierda, el DFSK 580. A su derecha, el F5

Puede que en alguna ocasión hayas descubierto el Made in China en una prenda de lujo. Hasta hace poco, esto te hubiera horrorizado, pero últimamente esta procedencia en la manufactura no es sinónimo de bazar de baratijas. Los chinos han empezado a acceder al mercado de estilo de vida y la tecnología como productores. Ya no es raro ver en las principales capitales europeas tiendas de moda de origen chino junto a las típicas italianas o francesas.

El sector del automóvil no ha sido menos y empiezan a verse por nuestras carreteras algunos de sus coches bajo la marca DFSK, una firma que pertenece al grupo Dongfeng Motor, el segundo mayor fabricante de China y el décimo a nivel mundial. De momento, son dos modelos los que han llegado a España. El primero, el DFSK 580 es un SUV de 145 CV que puede albergar hasta siete personas. Mide más o menos lo mismo que un Nissan X-Trail, 4,6 metros, y su aspecto es imponente. ¿Qué pasa cuando te pones al volante? La sensación en cuanto a los acabados y ergonomía está en consonancia con otros modelos de gama media europea. A la hora de conducir es cuando se nota un poco que la marca es nueva en un mercado tan avanzado como el occidental. Suspensión, dirección y frenos tienen un comportamiento diferente al que ofrecen los coche en mercados maduros como el nuestro… pero solo de momento. La firma ya ha anunciado que va a haber un profundo facelift a la vuelta de la esquina. La estrategia se entiende porque el DFSK 580 pertenece a la tercera generación de SUV de la marca y empieza a acusar signos de cansancio. Se nota, de hecho, cuando lo comparas con el más moderno F5 el otro modelo que DFSK vende en España y que ya pertenece a la cuarta generación de SUV de la casa.

El F5 es también un Sport Utility Vehicle, pero con una línea cercana a los cupés y comportamiento más deportivo. Y eso se traduce en más fiabilidad a todos los niveles. Como en el caso anterior, lleva un motor de gasolina turboalimentado de origen Mitsubishi que en este caso da 137 CV. Va acoplado a una caja de cambios automática CVT. Eso quiere decir que, en lugar de llevar diferentes relaciones de cambio como suele ser habitual, la transmisión es continua, no hay esos saltos que se producen en otros tipos de cajas aunque a veces los simula. Por eso la palanca, además de las típicas opciones de marcha adelante, retroceso, etc, incluye un supuesto cambio secuencial que teóricamente activa las diferentes marchas. Pero no es así, es un truco de programación para satisfacer a los consumidores occidentales. Es verdad que este tipo de transmisión estaba un poco en desuso en Europa, pero también que están volviendo debido a su mayor simplicidad mecánica. 

Lo que sí es prioritario en Europa es el consumo. Es este uno de los puntos que DFSK debe trabajar para seguir avanzado en el mercado europeo. Los 222 g de CO2 que emite por kilómetro y los 9,8 litros que consume por cada 100 km recorridos según datos oficiales, son demasiados, sobre todo teniendo en cuenta que sus rivales ofrecen cifras mucho mejores. La solución la da el propio fabricante no solo para el F5, sino también para el 580: implementar un depósito alternativo de GLP, gas licuado de petróleo, en el espacio reservado a la rueda de repuesto. En los dos casos tendrían de esta manera dos depósitos y se convertirían en híbridos gasolina-gas, es decir, tendrían la etiqueta ECO que concede la DGT española. Por esta opción, en el caso del F5, tendrás que pagar 1.850 euros adicionales a los 29.000 que vale el coche, pero realmente merece la pena porque el precio por kilómetro recorrido utilizando este combustible sale a 0,098 euros; es decir, un ahorro medio de un 25% aproximadamente.

Si aún así tienes dudas, valora su estética, muy al gusto europeo. Desde luego, no es un bicho raro ni llama la atención por su imagen asiática, más bien te hará sentir diferente en un coche que, seguro, atraerá las miradas.

El DFSK 580 es un SUV con capacidad para siete personas.
Interior del DFSK 580
El DSFK F5 es un SUV con linea coupé
Interior del DFSK F5