¿Por qué todo el mundo habla del Peugeot 2008?

Los resultados de las votaciones del WWCOTY  determinan que este es el Mejor SUV Urbano del Mundo.

Hay una cosa que Peugeot ha hecho bien. Apostó por la moda de los monovolúmenes cuando esta carrocería era la reina del mercado y cuando los conductores empezaron a olvidarse de ella los reconvirtió en los idolatrados SUV. Así ocurrió con el 3008 y el 5008. La segunda generación de ambos supuso un cambio radical en términos de estética. Y digo de estética porque hubo poco más. Sí sacaron un sistema que en Peugeot llaman Grip Control para paliar la carencia de tracción a las cuatro ruedas que los modelos tenían. El sistema, que se sigue incorporando a los SUV de la casa, es útil para ajustar la motricidad de las ruedas delanteras y facilitar el tránsito por superficies deslizantes, pero está lejos de lo que un 4×4 ofrece.

En el caso del 2008 la situación ha sido diferente. Es el primer SUV derivado del utilitario de la casa y respecto a la generación anterior sí introduce cambios de calado. El más importante es la plataforma sobre la que se basa. Se trata de una nueva estructura, pero no pensada para albergar el 4×4 que una pudiera pensar, sino para montar los motores eléctricos del modelo. Eso le condiciona sobremanera porque destina un espacio bajo los asientos para alojar las baterías. El inconveniente es que en el caso de las versiones de combustión, al no llevar pilas, queda una estructura tipo cajón con dos montantes longitudinales a lo largo de las puertas que entorpecen la entrada al interior.

¿Y la tracción integral? ¿No está ni siquiera contemplada? No. Al menos de momento. Sí incorpora el sistema Grip Control que nos permitirá salir airosas de la mayoría de las situaciones a la que nos enfrentemos, pero nada más.

Peugeot ha intentado en más de una ocasión adentrarse en el área de los vehículos de campo, pero realmente es un terreno en el que no se siente muy cómodo. Es ahora, gracias a un acuerdo con la china Changan Automobile cuando parece que empieza a dar los primeros pasos en este territorio, como demuestra la pick up Peugeot Land Treck que han lanzado en Sudamérica. Aún así, el hábitat natural de Peugeot es el asfalto, por mucho que las modas del momento quieran llevarle a parecer lo que no es. Eso sí, con la ventaja en el caso del 2008 de ser casi 25 cm más grande que el 208 a pesar de estar ambos construidos sobre la misma plataforma. ¿Cómo lo consigue? Aumentando la distancia entre el eje delantero y trasero en 6,5 centímetros. El resto hasta los 25 cm, alargando la carrocería, es decir, aumentando los voladizos que sobresalen a partir de cada eje. La solución es muy válida para ganar espacio interior y, además, no penaliza su comportamiento en pistas a la hora de sortear algún montículo porque ten en cuenta que cuanto mayor sea la distancia entre ejes, mayor facilidad habrá para que los bajos toquen en el suelo. También ha ganado en altura respecto al 208 y aunque tener más espacio encima de las cabezas no sirve para nada, visualmente transmite habitabilidad. Las cotas de anchura, sin embargo no han cambiado y se mantienen las mismas que en el 208, lo que quiere decir que seguirás dándole a tu acompañante al cambiar de marcha. Eso, claro si optas por el cambio manual de seis marchas. La otra opción es una caja automática de ocho velocidades que agradecerás muchísimo en ciudad.

Es la misma que incorpora el 208, al igual que los relojes de instrumentación y el sistema de infoentretenimiento. Todos, con un diseño futurista, particularmente el panel con los relojes del cuentakilómetros, etc. Ahí han logrado un efecto 3D sin que los precios del coche se disparen sobremanera. De hecho, el 2008 se vende en España a partir de 20.300 euros. Pero, insisto, no esperes grandes cambios en el interior respecto a otros modelos de la casa. Idéntico puesto de conducción con volante achatado, mismo look, similar estética… Es el sello inconfundible de la casa, una manera de hacer las cosas que en este caso ha permitido al 2008 estar en el ranking de los diez coches más vendidos en España.