¿Estás segura de que te interesa un coche eléctrico?

Tienen ventajas, pero también algunos inconvenientes. Toma nota de todo lo qué debes tener en cuenta antes de renunciar a los motores de gasolina o diésel.

¿Cuántos kilómetros recorres al día? ¿Tienes un punto de carga cerca? Estos son los aspectos que debes considerar antes de apostar por un coche eléctrico.

  1. Ojo a la autonomía. Algunos modelos anuncian autonomías superiores a los 600 km, pero, ojo, es difícil sacarle tanto rendimiento. Normalmente se quedan en algo más de la mitad. Depende de cómo conduzcas, de si enciendes o no el aire, etc.
  2. Cuidado con la recarga. Muchos fabricantes aseguran poder cargar el 80% de la batería en 40-45’ con un enchufe de corriente continua y carga rápida, pero ojo, pretender hacerlo al 100% con uno normal puede prolongarse hasta un total de 30 horas.
  3. Solo dos pedales. Los coches eléctricos no tienen caja de cambios ni embrague. Se conducen como los coches automáticos, con la diferencia de que el acelerador responde inmediatamente.
  4. La electricidad tiene un coste. La carga para recorrer 100 km cuesta  en España alrededor de 1,4 € en hora valle y 3,4 € en los momentos pico, sin contar los costes fijos de la factura, que dependen de la potencia que tengas contratada en tu vivienda.
  5. Frenar te conviene. Cada vez que retienes, bien levantando el pie del acelerador o frenando, la batería del coche se recarga. Por eso, a diferencia de lo que ocurre con los coches de combustión, el mejor rendimiento se obtiene en recorridos urbanos.