El éxito de este Porsche 911 no tiene nada que ver con sus 450 CV de potencia

Es caro, pero si te montas en el último Porsche 911 Targa no te querrás bajar.

Porsche 911 Targa

Tengo que confesar que la primera vez en mi vida que me tuve que poner a los mandos de Porsche sentí cierto respeto reverencial. Quince minutos después, no me quería bajar. Hace ya más de dos décadas de ello y cada vez que Porsche anuncia un nuevo lanzamiento, mis ganas por conducir un Porsche se vuelven a renovar. Ahora, la marca anuncia el lanzamiento inminente del 911 Targa, un modelo con una configuración que está a caballo entre un coupé y un descapotable porque su techo se puede esconder automáticamente, pero dejando a la vista la estructura en la que se encastra la luneta de cristal trasera. Así, en caso de accidente, actúa como barra antivuelco sin tener que renunciar al placer de conducir melena al viento.

La configuración Targa no es nueva. El Triumph TR4 fue el primero en apostar por este diseño en 1961 aunque el nombre como tal nació poco después de la mano de Porsche. 

Triumph TR4

Corría por aquel entonces la marca alemana el Campeonato Mundial de Resistencia, una prueba en la que los purasangres del automóvil se desafiaban sin piedad por carreteras ordinarias. La Targa Florio era una de sus pruebas más emblemáticas junto con al Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans. Porsche ganó esta prueba cinco veces entre los años 1956 y 1965 y para celebrarlo dio la denominación Targa a su 911 semidescapotable.

Joakim Bonnier, Hans Hermann y Graham Hill consiguieron el triunfo para Porsche en la Targa Florio de 1960

Ahora, el mítico modelo encara su octava generación. ¿Qué es lo más atractivo que tiene? Es difícil decirlo cuando se trata de Porsche, pero entre sus señas de identidad está la tracción integral y un motor boxer biturbo de 450 CV, una mecánica que genera muy pocas vibraciones y que, al tener los cilindros opuestos, permite bajar el centro de gravedad del coche y con ello mejorar la estabilidad. Lo único malo que tiene es que puede generar adicción.